Sociedad

Publicado en: 3 abril, 2017 | Por PabloMM

0

Un equipo de fútbol femenino de Lleida gana el título de Liga infantil frente a 13 clubes masculinos

Cuando la directiva apostó por formar una plantilla compuesta íntegramente por jugadoras, muchas fueron las voces que criticaron la decisión. “Nos decían que estábamos locos”, recuerda Dani Rodrigo, el entrenador, en declaraciones al diario El País.

Tres años después, el AEM de LLeida, único equipo femenino de fútbol de los 14 que conforman la categoría, se ha proclamado campeón del grupo 3 de la Segunda División Infantil de Cataluña, cuando todavía restan cuatro jornadas para el final de temporada.

Las chicas, de entre 12 y 14 años, han roto los pronósticos más agoreros y lo han hecho con números de récord: 19 victorias, dos empates y una única derrota. Además, son el equipo más goleador con 93 tantos y el menos goleado, con tan solo 25 goles en contra.

El título de Liga es una recompensa para el AEM en su apuesta decidida por el fútbol femenino frente al monopolio de los equipos masculinos. “Hasta alevines pueden jugar niños y niñas mezclados, pero cuando pasan a categoría infantil ya no hay nada más, no pueden competir, por eso optamos por crear el equipo de chicas”, asegura Rodrigo.

El conjunto catalán se ha convertido en una referencia para el igualitarismo en el espectro del fútbol base nacional. Cuenta con un total de 109 jugadoras distribuidas en las diferentes categorías y en benjamín tienen un equipo íntegramente femenino. “Ahora mismo cualquier niña pequeña que quiera empezar a jugar a fútbol llama al AEM”, enfatiza orgulloso el entrenador.

La victoria sirve para romper con los estereotipos clásicos que en ocasiones lastran los deseos de muchas niñas cuando deciden calzarse las botas y empezar a darle patadas al balón. Rodrigo recuerda que “hemos generado mucha sorpresa al llegar a campos donde los rivales no saben que jugarán contra un equipo de chicas. Hasta los árbitros se sorprenden, aunque cada vez pasa menos”. Las jugadoras han tenido que sufrir la “mala educación” de los comentarios machistas con los que son recibidas en algunos estadios: “Y no solo de padres, también de madres”.

Puede que el histórico triunfo del AEM sirva para educar en respeto e igualdad en el deporte base. Y es que en el fútbol, como en cualquier otro ámbito de la vida, el talento y el éxito nada tienen que ver con el género.


Sobre el Autor

PabloMM



Volver Arriba ↑