Personajes Judith Prat

Publicado en: 11 Diciembre, 2016 | Por J. Manuel Sánchez

Judith Prat: “Es muy importante contar lo que ocurre cuando los conflictos terminan y los focos y las cámaras se van”

Entre diciembre de 2015 y enero de 2016, Turquía lanza una ofensiva militar contra el pueblo kurdo, que resiste como puede ante la opresión y tiranía del estado turco. La fotoperiodista Judith Prat logra adentrarse con su equipo en la zona de conflicto para contar lo que estaba pasando. El resultado es ‘Tú, siéntate’, una película documental que se estrenó en la pasada Muestra Internacional de Cine Realizado por Mujeres de Zaragoza, y que seguirá proyectándose en diferentes ciudades de España, así como en festivales nacionales e internacionales. Hablamos con la realizadora sobre el film, de la situación del Kurdistán, y de su trabajo como artista visual.

 ¿Por qué dedicarse al fotoperiodismo y recorrer tantos países en busca de imágenes inéditas?

Dedicarme al fotoperiodismo parte de la vocación de contar y de hacerlo a través de la imagen, la herramienta con la que yo me siento más cómoda.

 Ya hablando sobre ‘Tú, siéntate’, ¿qué te mueve a embarcarte en este proyecto?

El gobierno turco de Erdogan dio por finalizadas de manera unilateral las conversaciones de paz con el pueblo kurdo en 2015 y varios pueblos y ciudades de Bakur hicieron declaraciones de autonomía como medida de protesta. A partir de ese momento Erdogan decreta toques de queda en estos municipios, los cerca y bombardea a la población civil. Una vez más se estaba atacando a la población kurda de manera brutal  y desproporcionada, creí que había que contarlo.

 ¿Cuáles eran los riesgos consabidos antes de adentrarte en plena campaña militar turca?

El gobierno turco estaba encarcelando a los periodistas turcos y kurdos que trataban de contar lo que estaba ocurriendo y expulsando del país a la prensa extranjera. No teníamos claro que pudiéramos llegar a la zona, pero lo hicimos.

Y una vez ‘in situ’, ¿qué peligros entrañó documentar en terreno, teniendo en cuenta que os tuvisteis que desplazar por distintas zonas de la resistencia kurda?

La mayor dificultad fue precisamente informar, pues la policía turca se encargaba de impedirlo constantemente, prohibiéndonos tomar imágenes, incluso requisándonos el material de la cámara.

 ¿Fue difícil conseguir los testimonios; hubo buena predisposición para contar lo que estaba pasando?

Las víctimas kurdas querían contar lo que les estaba ocurriendo, querían denunciar este nuevo intento de exterminio. Así que tanto los familiares de personas asesinadas durante la campaña militar, como activistas no solo nos ayudaron a movernos en el terreno sino que contaron sus testimonios a cámara con mucha valentía.

Fotograma de Tu sientate

Fotograma de ‘Tú, siéntate’

Es ejemplarizante la unión de las mujeres del Kurdistán y su implicación mediante la revolución intelectual que han montado como instrumento de resistencia ante el poder opresor turco, ¿cuán importante es su papel en el conflicto?

Conocer los logros en materia de libertad e igualdad de  las mujeres kurdas dentro de su sociedad fue muy revelador para mí. Enseguida entendí que no puede entenderse ni aislarse la lucha del pueblo kurdo de las lucha de sus mujeres. La sociedad kurda tiene claro que no habrá un Kurdistán libre si la mujer no es libre e igual. Desde ese punto de vista la aportación de la mujer en todos los niveles de la sociedad kurda es fundamental.

El documental muestra, entre otras cosas, que la persecución al pueblo kurdo es una cruda realidad, ¿es ese el mensaje global?

El pueblo kurdo es el mayor pueblo sin estado del mundo. En torno a 40 millones de kurdos y kurdas se reparten entre Turquía, Iraq, Iran y Siria. La realidad es que el territorio kurdo tiene un alto valor estratégico, pues en el se encuentran enormes reservas de petróleo, gas y la gran parte del agua potable de Oriente Medio. Esa es una de las causas de que no se les permita tener un estado, ni siquiera una autonomía para autogobernarse y también es una de las principales causas de la histórica persecución a este pueblo.

¿Por qué ningún país occidental hace nada? ¿Cuál es la posición actual de la ONU?

Turquía es uno de los grandes aliados de la OTAN, por eso la ONU ignora las  constantes violaciones de derechos humanos contra la población kurda. Por otro lado, conocemos el acuerdo de la UE con Turquía en la cuestión de la población refugiada. Todo ello hace que la comunidad internacional sea tan benévola con el gobierno de Erdogan. La UE se ha visto obligada a pronunciarse  frente a las graves violaciones de los derechos humanos por parte de Tuquía, pero ni la ONU ni la UE afrontan la situación con la contundencia necesaria.

Debe ser duro trabajar ante tanto sufrimiento, ¿qué palpasteis de todo aquello y qué sensaciones os trajisteis de allí?

Lo que nos trajimos fue nuestro trabajo documental y la voluntad y el compromiso de contar lo que está ocurriendo.

fotograma de Tu sientate

Fotograma de ‘Tú, siéntate’

La película nos ofrece la interesante y llamativa propuesta narrativa de entremezclar un cuidado y bellísimo fotomontaje de exteriores con ilustraciones y las entrevistas filmadas. ¿Trabajas siempre con este esquema en tus documentales? ¿Cómo es tu proceso de creación?

Este ha sido un trabajo especialmente complejo pues teníamos muchos testimonios de lo que estaba ocurriendo, pero muy pocas imágenes por las prohibiciones constantes de grabar que nos impuso la policía turca y por el secuestro de parte del material que teníamos. Así que el proceso de montaje fue especialmente difícil y ha sido fundamental el enorme trabajo de la productora OSHITO y de Samuel Barrena. Por otro lado la ilustradora Niko Bleach, supo captar a la perfección la historia que estábamos contando y sus ilustraciones aportan muchísimo a la narrativa visual, su colaboración ha sido valiosísima.

¿En qué momento decides combinar la fotografía con el cine documental y qué te impulso a la realización audiovisual?

Yo soy fotógrafa, es el lenguaje que me gusta y en el que me siento más cómoda. Pero en algunos casos es imprescindible aprovechar las ventajas de la narración en video. Nada es comparable a escuchar a una víctima contar su testimonio en primera persona. Así que considero que  combinar ambos lenguajes, el fotográfico y el audiovisual aporta mucho a la historia que queremos contar.

¿Cuál de los dos medios de expresión crees que transmite mejor la verdad de un conflicto así? ¿En cuál te sientes más creadora?

Mi lenguaje es sin duda la fotografía. Siempre está presente en mis trabajos y es el elemento principal.

¿Habrá más incursiones en zonas de conflicto? ¿Estás trabajando ya en ello?

En 2015 y 2016 he estado trabajando en el noreste de Nigeria documentando la violencia del grupo yihadista Boko Haram. Y suelo volver a los lugares donde he trabajado, me gusta hacer un seguimiento de cómo van sucediendo las cosas. Es muy importante contar lo que ocurre cuando los conflictos terminan y los focos y las cámaras se van.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Sobre el Autor



Volver Arriba ↑