Acción Ciudadana

Publicado en: 11 julio, 2016 | Por PabloMM

Coca-Cola en lucha: “Quieren eliminar Fuenlabrada”

Acudimos al encuentro con un grupo de trabajadores y trabajadoras de Coca-Cola Iberian Partners en Fuenlabrada. Nos reciben en una especie de caseta que han alquilado en una zona muy próxima a su fábrica. Allí nos encontramos con Juan Carlos Asenjo (foto encabezado, camiseta roja), Presidente del Comité de Empresa, Marcelo Álvarez (foto encabezado), Secretario del Comité de Empresa, y otros tres trabajadores entre los que destaca especialmente Virginia, recepcionista de la fábrica de Fuenlabrada que fue trasladada forzosamente a la fábrica de las Mercedes. Juan Carlos y Marcelo son sindicalistas de Comisiones Obreras bregados en la lucha. Virginia, en cambio, en sus palabras y en sus ojos, refleja la rabia y el dolor de un grupo de personas que se han jugado el pellejo y el futuro contra la multinacional más importante del mundo.

Estos hombres y mujeres han protagonizado una de las victorias sindicales más relevantes de los últimos años, pero la lucha no ha terminado. Coca-Cola Iberian Partners se niega a acatar la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a la compañía a readmitir a los trabajadores, en los mismos puestos y con las mismas condiciones laborales anteriores al ERE.

Aquí comienza una entrevista atípica, que se alargó mucho más de lo esperado, que a veces fue charla cordial y a veces arduo debate.

¿En qué situación se encuentra actualmente el conflicto laboral de los trabajadores de Coca-Cola en Fuenlabrada?

Juan Carlos Asenjo (JCA): La realidad a día de hoy es que hace ya un año que Coca-Cola Iberian Partners fue a la Audiencia Nacional a vender un proyecto logístico de Fuenlabrada para hacer frente a una sentencia firme del Tribunal Supremo, que dictamina que los trabajadores tienen que ser readmitidos en las mismas condiciones que tenían antes del despido. Un proyecto logístico, de excelencia, de I+D+I, de innovación… que suena muy bien en la sociedad actual.

En nuestro caso, estamos hablando de 236 trabajadores que por primera vez en una ejecución colectiva, tienen que ser readmitidos en sus puestos de trabajo. Esta ejecución de readmisión, la nuestra, va a servir de ejemplo para las próximas sentencias de nulidad que se den en el Tribunal Supremo. Y eso al poder político y al capital le tensionan. ¿Por qué? Porque estamos hablando de industrias potentes, de multinacionales, de la banca, etcétera, donde si sus ERE son combatidos por los trabajadores y no se firman y eso deriva en una nulidad, serán un ejemplo para las sentencias venideras.

Está en juego la deslocalización de las empresas y la organización de la empresa de manera completamente libertaria, y por eso en nuestro caso se produce una modificación de la sentencia del Tribunal Supremo; la Audiencia Nacional recorta la sentencia y dictamina una ejecución funcionalmente distinta a la que dicta el Tribunal Supremo. Hay un auto de ejecución donde se establece una readmisión de los trabajadores desde el punto de vista económico y desde el punto de vista de jornadas y horarios que, según Coca-Cola, se ajusta milimétricamente al convenio colectivo, pero desde el punto de vista funcional lo que se hace es readmitir a los trabajadores en diferentes condiciones y en diferentes ubicaciones a las que teníamos con anterioridad al ERE.

 ¿Los salarios y los horarios se están cumpliendo?

Marcelo Álvarez (MA): No. Yo era un mecánico y trabajaba mañanas, tardes, noches y fines de semana. Pues ahora ni soy mecánico y sólo trabajo mañanas y tardes, lo que, obviamente me supone un menoscabo salarial. Por tanto no tengo las mismas condiciones ni salariales ni laborales, aunque la sentencia dice que yo tengo que mantener las condiciones y el salario anteriores al ERE. En este conflicto hay dos cosas: la sentencia por vulneración de derechos fundamentales, que dice que yo tengo que mantener mi puesto de trabajo con las mismas condiciones, algo que no se está cumpliendo, y el derecho del empresario a hacer con su empresa lo que crea que es mejor para su futuro. Y Coca-Cola ha ido a la Audiencia Nacional y le ha dicho que para garantizar la viabilidad del empleo, no puede continuar con el modelo de una fábrica.

JCA: En mayo de 2105 Coca-Cola Iberian Partners empieza a comunicar en los medios, antes incluso que en la Audiencia Nacional, que tiene la intención de reabrir Fuenlabrada como centro logístico. Posteriormente, en junio, nos lo comunica a la representación legal de los trabajadores, pero siempre posterior a la sentencia firme del Tribunal Supremo. El 15 de abril del 2015, el Tribunal Supremo dictaminó la nulidad en todos sus términos, ratificando la sentencia de la Audiencia Nacional y dice que los trabajadores tienen que ser readmitidos en las mismas condiciones que tenían antes de los despidos.

Virgina (V): ¿Y sabes lo que pasa el 15 de abril? Que para dos compañeros que están trabajando existen tres guardias jurados armados que les vigilan. Les vigilan hasta cuando van al baño. Eso es lo que pasa el 15 de abril, el día que la justicia nos da la razón.

JCA: El 15 de abril, el Tribunal Supremo dictamina que 821 trabajadores tienen que ser readmitidos en las mismas condiciones anteriores al ERE. No solamente los 236 trabajadores de Fuenlabrada, que se habían opuesto a aceptar la salida de la empresa sobre las propuestas voluntarias que había planteado la misma, sino incluso otros trabajadores del ámbito estatal que si habían aceptado esas propuestas voluntarias, que era básicamente el despido. Repito, esto sucede el 15 de abril. En mayo, un mes más tarde, la empresa, que le está diciendo a los medios de comunicación que va a acatar las resoluciones judiciales, en lugar de readmitirnos en las mismas condiciones, lo que hace es plantear que va a abrir Fuenlabrada como un centro logístico, no en los términos que ha dictaminado el Tribunal Supremo. Evidentemente, el Comité de Empresa decide que eso no se ajusta a lo acordado. Entonces, Coca-Cola Iberian Partners, en lugar de plantear una negociación con el Comité de Empresa, lo que hace es presionar desde el ámbito político y judicial y consigue que el 30 de septiembre de 2015, la Audiencia Nacional saque un auto en el que dictamina la readmisión de los 236 trabajadores de Fuenlabrada en las mismas condiciones anteriores al ERE, pero para un proyecto logístico. Nosotros, por supuesto, hemos recurrido el auto y estamos pendientes de que el Supremo se pronuncie. ¿Por qué lo hemos recurrido? Porque ese proyecto logístico que Coca-Cola publicita como de excelencia e innovación, no es real, y no lo decimos nosotros, lo dice una inspección de trabajo que visitó Fuenlabrada el 1 de abril  y que certificó que tal proyecto no existe. Por tanto, Coca-Cola está engañando a la Audiencia Nacional. El notario de la inspección de trabajo certifica que las áreas de trabajo no están creadas, que los departamentos no están creados y que no hay contenido de trabajo en Fuenlabrada.

informeinseccion

Extractos del informe de la inspección de trabajo realizado en la fábrica de Coca-Cola.

Ese supuesto centro de de I+D+I, de innovación… sólo existe en un proyecto virtual, que es lo que Coca-Cola presentó para salvar las sentencias en firme de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo y con el que creyó que iba a dar carpetazo al conflicto laboral. Pero es un proyecto irreal que no se está cumpliendo. Ese proyecto dice que en Fuenlabrada tiene que haber un servicio de alimentación moderno para atender a los clientes, la realidad es que no se está atendiendo a los clientes, ese proyecto dice que en Fuenlabrada tendríamos que estar recibiendo la incorporación de piezas críticas para abastecer a cualquier fábrica de España en cuatro horas, la realidad es que a día de hoy a Fuenlabrada no ha llegado ninguna de esas piezas, la realidad es que el departamento que tendría que estar interactuando con todas las fábricas del país ni existe ni ha sido creado ni tiene contenido efectivo. Eso es lo que dice la inspección de trabajo del 1 de abril de 2016, no los trabajadores de Fuenlabrada. ¿Y qué hace ahora Coca-Cola? Como ese proyecto virtual que presentó no existe, lo que dicen es que se han equivocado y le plantean a la Audiencia Nacional que lo que quieren para Fuenlabrada en realidad es un mero almacén. Y eso supone una estafa procesal, porque la sentencia dice que tenemos que ser readmitidos provisionalmente en los mismos puestos de trabajo y con las mismas condiciones laborales anteriores a los despidos, en ese centro logístico de excelencia, innovación e I+D+I del que ahora Coca-Cola se quiere desentender.

¿Qué trabajo estáis haciendo hoy en día en la fábrica?

MA: En Fuenlabrada no estamos haciendo nada. Igual en tres días lo único que hago es enviar un correo eléctronico.

JCA: Sólo hay un departamento que tiene cierta actividad y que se dedica a coger botellas que vienen de los bares para seleccionarlas y clasificarlas o bien cogiendo botellas nuevas para meterlas en un cajón. Pero eso no sirve para nada. Porque ese trabajo que nosotros hacemos de forma manual como se hacía hace 50 años, lo hacen las fábricas de Barcelona o La Coruña de forma automática. Así que desde el punto de vista efectivo, no hacemos nada.

Hemos procesado 70.000 palés de forma manual, que la empresa nos dijo que eran urgentes, y que a día de hoy siguen almacenados en Fuenlabrada.

Si no hay contenido de trabajo tras la readmisión y Coca-Cola no está desarrollando el centro logístico al que se comprometió, ¿cuál es el objetivo real de la empresa?

JCA: Quieren eliminarnos, eliminar Fuenlabrada. Y no sólo Fuenlabrada, también la empresa Casbega, que es el embotellador que atendía a la zona centro. ¿Por qué? Porque tenemos el mejor convenio del país, porque duplicamos en salarios a cualquier otro convenido del estado español, porque somos el único convenio que tiene un plan de pensiones. Coca-Cola quiere acabar con el convenio de Casbega para no tener que equiparar los salarios que tienen en otras fábricas del Estado a los nuestros.

V: Pero es un salario normal, que debería ganar cualquier trabajador. Yo estoy luchando también por ti y lo estoy pagando mucho porque me están machacando. Estuvimos en un mitin de Pedro Sánchez con intención de entregarle una camiseta y nos echaron.

espartanos

837 días luchando.

¿Cómo está afectando a los trabajadores el conflicto, desde un punto de vista moral y psicológico?

JCA: Tenemos dos compañeros que, desde que se declara el ERE, han sufrido ictus. Tenemos compañeros que se han separado por los problemas económicos devenidos del ERE. Tenemos compañeros que han tenido que aceptar el despido de la empresa para poder pagar sus hipotecas. Tenemos muchos compañeros que están en tratamiento psicológico.

V: A mi me han hecho mobbing durante dos años. A mi no me despidieron, a mi me trasladaron a la fábrica de las Mercedes. Yo estoy de baja por ansiedad porque me han hecho la vida imposible durante dos años. ¿Por qué? Porque éramos un grupo de administrativos que no le conveníamos a la empresa, la mayoría estamos de baja por ansiedad y nos están amargando la vida. Tuve un accidente con el coche porque sólo quería llegar a mi casa y llorar. Me dio un ataque de ansiedad y me quedé paralizada durante una hora en mi escalera.

JCA: En diciembre de 2014, la empresa, haciendo una interpretación torticera de la sentencia de la Audiencia Nacional, que dice que nos tienen que readmitir en los mismos puestos de trabajo anteriores al despido, nos manda una carta de readmisión a todos los trabajadores de Fuenlabrada derivándonos a Barcelona, a Valencia… pero a ninguno a Fuenlabrada. Una carta con tal chantaje en la que se nos dice: ‘o te vas a Barcelona o a Valencia o no te pago el salario de tramitación que ha dictaminado la Audiencia Nacional’. Los trabajadores de Fuenlabrada, aconsejados por nuestros abogados, tuvimos que aguantar cinco meses sin cobrar.

V: Yo recibí esa carta el día 5 de enero, el día de la cabalgata de los Reyes Magos. A esos niveles de maldad ha llegado la empresa, porque para ellos somos una basura. Los empresarios creen que tenemos que trabajar 13 horas, 7 días a la semana por 700 euros. ¡No señor! Porque también tenemos derecho a disfrutar de nuestras familias, a poder desempeñar mi función de madre de una niña de 11 años. ¿Sabes lo que piensa mi hija? Que hay que luchar, que no hay que conformarse con lo que está mal, que no todo vale. Y eso es lo que me está sacando adelante, mi hija. Me han trasladado a las Mercedes, quiero volver a Fuenlabrada, para luchar con mis compañeros.
Yo gano 2.000 euros. Y eso es lo que quieren cargarse, que yo gane menos para que tú ganes menos. Porque como yo soy una recepcionista de mierda no tengo derecho a ganar 2.000 euros. ¿Tú cuanto ganas?

1.400 euros.

V: Pues ese es un salario de mierda. Tú deberías ganar más por hacer tu trabajo, no yo ganar menos. Pero eso es lo que quieren, que yo gane menos para que tú ganes menos.

Virginia tiene que marcharse, pero es evidente que guarda en su dolor toda la rabia que el conflicto le está provocando.

JCA: ¿Te queda algo por decir?

V: ¡Boicot a Coca-Cola!

Coca-Cola Iberian Partners os reclama 8.000 euros a cada trabajador en concepto de compensación y de intereses salariales.

JCA: Esos 8.000 euros que nos reclama Coca-Cola son de los intereses salariales de 2014 y 2015, desde la fecha del despido, que fue el 1 de abril de 2014 hasta la fecha del auto de ejecución definitiva de la Audiencia Nacional, que fue el 30 de septiembre de 2015. Intereses que la empresa, insisto, la empresa y no los trabajadores, está condenada a pagar y que son de una media de unos 3.500 euros por trabajador, a lo que hay que sumar que, como Coca-Cola quiere transformar Fuenlabrada de un centro de producción a un centro logístico, según nuestro convenio colectivo vigente, cada trabajador que pase del área de producción al área logística tiene que cobrar una indemnización de 4.133 euros. Como la empresa no ha acatado la sentencia que les obliga a pagar los intereses de los años 2014 y 2015, los trabajadores, por consejo de nuestros abogados, restamos esos 3.500 euros de intereses a la indemnización total y los 133 trabajadores que habían pasado de producción a logística, restaron además los 4.133 euros que dictamina nuestro convenio colectivo. Eso da una media de 8.000 euros para estos últimos y 3.500 euros para el resto. Y eso es lo que nos reclama la empresa. O sea, esto es la vida al revés; la empresa, que es el único condenado a pagar esa cantidad nos exige a los trabajadores, que no somos los condenados, que abonemos el dinero. El condenado se convierte en acusador

ivan

Escrito del abogado de Coca-Cola solicitando la condena de los trabajadores.

Pero es que además, los intereses salariales de los que te he hablado no son de 3.500 euros, son de 4.500 euros, y en lugar de optar por reclamar esa cantidad de máximos, siguiendo el consejo de nuestros abogados, optamos por una segunda fórmula, que es el interés legal del dinero. ¿Qué quiere decir? Que en lugar de esos 4.500 euros, ajustando según el interés legal del dinero, decidimos reclamar de media, unos 3.500 euros. O sea, hemos optado por una liquidación de intereses que no es la de máximos. Pues en estos dos años, la empresa nos ha pagado una media alrededor de los 78 euros.

¿78 euros?

JCA: Sí, sí, 78 euros. ¡78 euros a cada trabajador! Y encima, debiéndonos la empresa esos intereses que están condenados en sentencia a pagarnos, sus abogados se atreven a solicitar que se nos condene para que seamos nosotros los que tengamos que pagar. Es una vergüenza cómo está el país y la justicia.

Uno de vuestros compañeros, José Manuel Fernández Galán, ha sido condenado a seis meses de cárcel y 4.800 euros de indemnización por supuestas agresiones a dos policías durante los incidentes sucedidos en una protesta el pasado 15 de enero de 2015.

MA: Lo que escuchamos en el juicio fueron una serie de cosas verdaderamente gravosas. Allí llegó un policía, un cuerpo de seguridad del Estado, que medía aproximadamente dos metros y dijo que Galán, que tiene un problema de espalda, le levantó y le trasladó de 90 a 100 metros. Esto no cabe en cabeza alguna. Se hicieron una serie de aseveraciones por parte de la acusación que al final te da la sensación, en mi caso personal, que la sentencia estaba previamente escrita. Te da la sensación de que el fiscal, en sus conclusiones, dice algo que tenía escrito de antes.

¿Qué ocurrió aquél 15 de enero?

MA: Los trabajadores estábamos pacíficamente defendiendo una sentencia judicial de un ERE nulo en la que se nos reconoce nuestro derecho a reincorporarnos en nuestros puestos de trabajo. Y llegan los cuerpos de seguridad del Estado, pagados por todos, y permiten que una empresa privada desmonte un complejo industrial para no acatar una sentencia judicial. Si a la empresa le permiten desmontar la fábrica, cuando llegue la sentencia del Tribunal Supremo, el juez no puede obligar al empresario a volver a montar la fábrica. ¿Qué intentará hacer el empresario? Más aún con la capacidad que tiene tratándose de Coca-Cola, pues desmonta la fábrica y saca las máquinas y luego si pierden el juicio en el Supremo nadie puede obligarle a reincorporar a los trabajadores en sus puestos porque ya no hay industria, ya no hay maquinaria. Así que, cuando ganamos el juicio en primera instancia, sabiendo que esto podía suceder, decidimos que teníamos que proteger la fábrica y eso es lo que hicimos ese día. Y la policía, en lugar de impedir que la empresa desmontara la fábrica, incumpliendo una sentencia judicial, cargó contra los trabajadores que estábamos allí.

JCA: Lo que ocurrió ese día, es que teniendo una sentencia provisional de la Audiencia Nacional de readmisión de los trabajadores, Cristina Cifuentes, la Delegada del Gobierno en ese momento, plantea un dispositivo policial en Fuenlabrada para impedir que ningún trabajador pueda acceder a la fábrica, y permitir a su vez que la empresa pueda desmontarla con la ayuda de esquiroles y compañías de desmontaje industrial. Y Cristina Cifuentes dijo que seguía órdenes de arriba. Estamos hablando de ministros, sea del Interior, o de quién corresponda. Entonces, en ese momento hubo una carga policial que terminó con cuatro lesionados en el Hospital de Fuenlabrada y la detención del compañero Galán. Nosotros hacemos una sentada pacífica y un policía de la Audiencia Nacional agarra al compañero Galán y lo saca de la línea y según lo sacan, nuestro compañero, que acaba de ser operado del coxis, víctima del nerviosismo, lo que hace es agarrarse a otro policía para que no le lleven. Simplemente se agarra, no agrede ni hace intención de agredir a nadie. Los brazos nunca están en alto ni hace movimientos de codos.

En el juicio, al magistrado que tenemos en Móstoles, la Comunidad de Madrid le nombra en 2013 Director de Seguridad, por lo tanto ese magistrado tiene un perfil. Los que estuvimos en el juicio vimos como ese magistrado tenía una intención clara, con independencia de los testigos y las pruebas. Los dos policías de la Audiencia Nacional declaran que nuestro compañero le agarra en volandas y le desplaza más de cien metros. En los vídeos se ve perfectamente que todo ocurre en un espacio de entre dos y siete metros y nunca en volandas. En el vídeo se ve como hasta cinco policías se amontonan alrededor de nuestro compañero hasta que cae y le detienen. Por tanto él no es causante de ninguna lesión.

Otro policía declara que nuestro compañero Galán le había provocado unas heridas a través de las cuales le cae la sangre a borbotones desde la muñeca. Todos los testigos, tanto los nuestros, como los de la propia policía, declaran que no vieron al policía sangrar ni ningún resto de sangre en el suelo. Además, dijo que con posterioridad a los incidentes, comenzó a orinar sangre fruto de las supuestas agresiones, pero en los informes de los peritos se demuestra que ese policía tenía con anterioridad un tumor en la vejiga que le estaba provocando orinar con restos de sangre. Por lo tanto los dos policías mintieron. Y el magistrado, aún reconociendo que no existe ningún tipo de agresión por parte de nuestro compañero Galán, le condena a seis meses. Así que estamos convencidos de que la Audiencia Provincial, en apelación, va a quitar esa condena.

¿Insinuáis que el magistrado ha prevaricado?

JCA: Pues… eso son los indicios que hay. El magistrado no se ha ajustado ni a las pruebas ni a lo que han declarado los testigos ni a lo que se ha visto en los vídeos. Por tanto, nosotros entendemos que, presuntamente, el magistrado de Móstoles está prevaricando.

¿Tenéis cifras sobre el boicot a los productos de Coca-Cola que venís promoviendo desde el inicio del conflicto? Se ha publicado que Coca-Cola y Pepsi han llegado a un acuerdo para que las cifras no trasciendan.

JCA: Nosotros desconocemos si Coca-Cola y Pepsi han pactado un acuerdo. Durante el 2014, cuando estaba más enconado el conflicto, tuvimos una inspección de trabajo en la que el representante de la empresa, Fernando Morales Bris, responsable del centro logístico de Leganés, dijo que la situación en Leganés estaba a un 48% de caídas, de enero a abril de 2014, sobre el reparto con años anteriores que se hacía desde esa plataforma.

Posteriormente a abril de 2014 ha habido una consolidación del 18% en la caída de las ventas de Coca-Cola en el periódo estival, porque tenemos muchos apoyos en las fiestas patronales que se celebran en Madrid durante esos meses, y de entre un 10% y un 12% durante el resto del año. Estas cifras se mantienen hoy en día. Para intentar revertir esta situación, la empresa ha tenido que invertir mucho dinero, colocando máquinas de venta en lugares que antes no trabajaba y en marketing.

MA: En 16 años que llevo trabajando en la empresa no he visto un gasto tan grande en marketing, sobre todo en navidades en Madrid. Si ves las campanadas de 2015, los anuncios en la Castellana, o la Cabalgata de Reyes. La empresa ha tenido que gastar mucho más dinero en colocar su producto.

¿Cómo valoráis el papel de los medios de comunicación en vuestro conflicto?

MA: ¿Alguna vez sabremos cuánto dinero ha invertido Coca-Cola en colocar noticias favorables en los medios de comunicación? Mira, un ejemplo muy claro del trato que hemos recibido de la prensa es el del periódico ‘El Economista’. En un principio tenían una vertiente con respecto a nuestro conflicto que más tarde cambió 180º. Al principio nos llamaban para preguntarnos nuestra opinión hasta que llegó el dinero de Coca-Cola y cambiaron el perfil de la información. Es increíble el poder que tiene una multinacional como Coca-Cola para cambiar la línea editorial de un periódico. A partir de que ‘El Economista’ publica un mail de Marcos de Quinto (por entonces presidente de Coca-Cola) en el que pide ayuda a una serie de Ministros para solucionar el tema del ERE, su línea editorial cambia radicalmente porque Coca-Cola amenaza con denunciarles.

JCA: Pero quiero llegar un poco más lejos: 15 de abril de 2015, el día después de la sentencia del Supremo que anula el ERE, Coca-Cola compró dos hojas de publicidad en todos los periódicos de papel donde ponía “hoy es el primer día para un nuevo futuro juntos”, dando a entender a los ciudadanos que iban a acatar la sentencia del Tribunal Supremo, algo que hasta la fecha no han hecho.

cocaprensa

Publicidad de Coca-Cola en prensa el día después de la sentencia del Tribunal Supremo.

En alguna ocasión habéis dicho que hay agencias de prensa que han publicado información interesada favorable a Coca-Cola Iberian Partners.

JCA: ‘EFE’ y ‘Europa Press’.

MA: ¿Has visto alguna vez las condiciones de un ERE publicadas en todos los dominicales de todos los medios de comunicación? Pues con Coca-Cola ha estado pasando durante dos años, las condiciones de nuestro ERE publicadas en todos los dominicales de todos los periódicos de papel.

codiciones del ERE

Condiciones del ERE publicados por Coca-Cola en la prensa.

JCA: Pero no es sólo ‘Europa Press’ o ‘EFE’. ‘Europa Press’, ‘EFE’ y el resto de medios de comunicación son empresas al servicio del capital. Y Coca-Cola es la empresa que más dinero gasta en publicidad en medios de comunicación. En Navidades de 2014, ‘La Sexta’ vino al campamento de Coca-Cola donde los trabajadores estaban las 24 horas del día para evitar que se desmantelara la fábrica. Vino La Sexta con una cámara para emitir la Nochebuena. Esa misma semana, de cara a la Nochevieja, Coca-Cola metió publicidad en todos los medios de comunicación y le dio dinero al Ayuntamiento de Madrid para patrocinar las campanadas en la Puerta del Sol. Y todo esto fue para contrarrestar la emisión que hizo ‘La Sexta’ de la Nochebuena en el campamento de Coca Cola.

MA: Yo no sé qué carrera habéis escogido los periodistas porque la prensa, al menos en papel, va cada vez más abajo. Porque si en lugar de servir a la verdad, os dedicáis a la intoxicación y a servir a los intereses de quien os paga la publicidad, pues lógicamente la gente deja de comprar. Yo leo El País y me dan ganas de vomitar.Mi padre ha comprado toda la vida El País y ahora da vergüenza. Mejor lo voy a dejar…

No, no, di lo que quieras.

MA: Lo de los medios de comunicación es vergonzoso. La función social de los periodistas me parece importantísima pero siempre que digan la verdad. La cobertura que han dado los medios a nuestro conflicto ha sido una vergüenza. Y por eso estamos en este país como estamos, y gran parte de la responsabilidad es vuestra, de la prensa.

JCA: Es una vergüenza que hayamos estado dos años acampados en la fábrica, defendiendo una sentencia que nos daba la razón y los medios no hayan sido capaces de informar de manera veraz sobre lo que estábamos sufriendo. Y el motivo es la complicidad del sistema capitalista y el sistema político con la prensa. Hoy no tenemos medios de comunicación independientes, tenemos medios de comunicación plegados al capital y a los intereses de quienes les pagan la publicidad.

¿Cómo ha sido vuestro relación con los diferentes gobiernos a los largo de estos dos años y medio?

JCA: Hay que diferenciar entre Gobierno autonómico y Gobierno del Estado. En 2014, el Gobierno autonómico del PP de Madrid, encabezado por Ignacio González, aprobó dos resoluciones votadas por unanimidad en la Asamblea de Madrid en contra del ERE de Coca-Cola e instando a la empresa a cumplir con la sentencia de la Audiencia Nacional de readmisión de los trabajadores. Desde que Ignacio González sale de la Comunidad de Madrid dejamos de tener el apoyo del Gobierno autonómico. Hace 20 días, en vista de que salía el nuevo auto del Tribunal Supremo, hemos solicitado una reunión con la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid y todavía no se han dignado a contestarnos.

En cuanto al estado central, los ministros del PP, en contra del criterio del PP en Madrid, se reúnen con Marcos de Quinto, presidente de Coca-Cola España, para sacar el ERE adelante. Entre ellos Arias Cañete, cuya mujer, aparte de salir en los papeles de Panamá, es accionista de Coca-Cola.

Coca-cola-email

Mail de Marcos de Quinto a Luis de Guindos solicitando una reunión para tratar el ERE de Coca-Cola.

Tenemos grandes indicios que el propio presidente del gobierno, Mariano Rajoy,y esto lo digo yo, Juan Carlos Asenjo, presidente del Comité de Empresa, ha intervenido directamente en el auto de la Audiencia Nacional del 30 de septiembre de 2015, donde se produce la modificación de la sentencia del Tribunal Supremo. Una modificación provocada por presiones políticas e intervención del propio presidente del Gobierno. Recógelo, lo he dicho yo.

Últimamente, en los actos públicos que lleváis a cabo, se os ve acompañados por representantes de partidos de la izquierda como IU o Podemos, e incluso por importantes líderes políticos como Cayo Lara. ¿En alguna ocasión habéis sido tutelados por IU o Podemos?

JCA: Sí, y por Venezuela (ríe). Desde que se produce el ERE, distintos colectivos ciudadanos y también grupos políticos nos han apoyado. IU, Podemos, Ganar Fuenlabrada, Ahora Madrid… pero también el PSOE, que nos apoyaba en 2014 o el PP, que también nos apoyaba en 2014. Lo que quiero decir es que local o autonómicamente, en diferentes momentos, muchos partidos nos han apoyado porque no estaban de acuerdo con la deslocalización del trabajo. Y eso no quiere decir que hayamos sido tutelados por nadie. A día de hoy es la izquierda; IU, Podemos, Ganar, Ahora Madrid, Ahora Alcorcón, etcétera, los que nos siguen apoyando porque son los que están en contra del tratado del TTIP y de las reformas laborales.

¿Teméis que algunas formaciones políticas os estén utilizando?

JCA: No, no tenemos ningún miedo a la utilización política de nuestro conflicto porque si hemos conseguido subsistir tras dos años y medio de lucha es porque no hemos consentido que ningún partido político haya hecho uso exclusivo de nuestro conflicto. Nosotros hemos estado en el campamento y hemos recibido a todo el mundo que allí se ha presentado, por ejemplo, a Rosa Díez de UPyD. Lo único que le hemos pedido a los partidos políticos es apoyo a nuestro conflicto, jamás hemos permitido que se hiciera una utilización política de nuestro conflicto.

Por tanto, ¿nunca os habéis sentido utilizados por un partido político?

JCA: No.

MA: Si.

JCA: A ver, no quiere decir que algún partido en algún momento haya querido hacer un uso particular de nuestro conflicto, pero insisto, los trabajadores jamás lo hemos consentido.

cayolarabueno

Cayo Lara en la presentación del libro: “Somos CocaCola en lucha”.

Has mencionado a Cayo Lara. Yo, a título personal, creo que es un ejemplo. Cayo Lara es uno de los pocos representantes políticos que ha venido al campamento a las 6 de la mañana, a pasar frío con nosotros, cuando no había ninguna cámara. Eso no se puede calificar como una utilización política. Cayo Lara es un ejemplo a seguir en su trato y en su compromiso con las clases obreras.

Los sindicatos atraviesan por una de sus mayores crisis de popularidad, en algunos casos azotados por episodios de corrupción…

MA: Te lo voy contestar.

Déjame que te haga la pregunta.

MA: No, no, te lo voy a contestar porque sé por dónde vas.

No sabes por dónde voy.

MA: Sí, sí, lo sé. Si quieres saber lo que es un sindicato, te metes en la fábrica y le preguntas a cada trabajador lo que significa para ellos el sindicato. Las críticas a los sindicatos vienen de los medios de la derecha que quieren acabar con el movimiento obrero. No me preguntes a mi o a Juan Carlos que significa el sindicato, porque yo te voy a decir flores. Te pones en la puerta de la fábrica y a cada trabajador que salga le preguntas qué significa para ellos su comité de Comisiones Obreros. Hazlo, como periodista independiente que dices ser.

¿La lucha de los trabajadores de Coca-Cola hubiera sido posible sin un sindicato organizado? Esa era la pregunta.

MA: Tu pregunta no iba por ahí. Y no voy a consentir ese tipo de preámbulos atacando a los sindicatos con argumentos de los medios de comunicación de la derecha. Lamento si he sonado un poco violento.

No son únicamente los medios de la derecha, otros sindicatos como la CNT también critican a las organizaciones sindicales mayoritarias.

JCA: En estos momentos en los que tanto se ataca a los sindicatos mayoritarios, y yo no voy a defender a la UGT, porque no tengo ese concepto de sindicato mayoritario de ellos. Porque mi visión personal sobre UGT es que es un sindicato cuando gobierna el PP, mientras que cuando gobierna el PSOE es una correa de transmisión para el partido. Y de hecho, cada vez tienen menos afiliación y cada vez están más a la baja. Están pagando las consecuencias de ser el hermano del Partido Socialista. En cuanto a la CNT, hoy en día, cuando se despide a un trabajador, por ejemplo, de un restaurante, allí están tres o cuatro con banderas de la CNT, sea cual sea el sindicato al que está afiliado el trabajador. Eso no es hacer sindicalismo. Si la CNT quiere criticar el sindicalismo mayoritario, lo que tiene que hacer es sindicalismo de verdad. Y ahora voy a tu pregunta concreta…

¿La lucha de los trabajadores de Coca-Cola hubiera sido posible sin un sindicato organizado?

MA: No. Para darle la vuelta a un ERE como este, con una memoria económica presentada por Coca-Cola con el aval de una empresa que pertenecía a Montoro y con un gabinete de abogados en contra tan potente como Sagardoy, artífice de la reforma laboral… para darle la vuelta a todo eso, hubiera sido imposible sin un sindicato grande y organizado como Comisiones Obreras y sin un gabinete como el de Enrique Lillo para defendernos. Si no hay un sindicato fuerte, Coca-Cola nos mea encima. Las guerras se ganan con medios, y tanto el sindicato como el gabinete de Enrique Lillo se han volcado con nosotros. Ésta ha sido fundamentalmente una victoria judicial pero también ha sido una victoria sindical.

Os he oído hablar en alguna ocasión del término “feminización del conflicto”. 

JCA: Ha sido vital. De hecho, no existe la feminización del conflicto, el conflicto en sí es femenino. De los 236 trabajadores afectados por el ERE, me parece que quedaron cinco mujeres. Porque el grueso que se queda en el conflicto es de la parte industrial y la mayoría de trabajadores de la parte industrial son hombres. En la primavera y el verano de 2014, cuando la Audiencia Nacional dictaminó la nulidad del ERE, es cuando surge el gran estallido social de nuestro conflicto, cuando nuestras compañeras, las mujeres de los trabajadores, que no eran partícipes activamente del conflicto, con la construcción física del campamento de los trabajadores, se incorporan a la lucha. Esa participación es el feminismo de nuestro conflicto. A partir de ahí, la feminización tiene una importancia vital en nuestra lucha y en nuestro conflicto.

 

El encuentro con los trabajadores de Coca-Cola Iberian Partners de Fuenlabrada termina tras casi cuatro horas de entrevista. Juan Carlos Asenjo nos acompaña a la puerta y nos enseña en la distancia las impresionantes instalaciones de la fábrica.

¿Tenéis esperanza de que al final todo salga bien?

Juan Carlos Asenjo: Sí, porque hay una sentencia en firme del Supremo. Y más tarde o más temprano, tendrán que acatarla.

Fotos: Patricia H. Kailis.


Sobre el Autor

PabloMM



Volver Arriba ↑